twitterpinterestlinkedin

Resumen por Amanda Gigler, Calala Fondo de Mujeres

Tras el devastador terremoto en Haití el 12 de enero de 2010, los movimientos de mujeres en el Caribe, América Latina e internacionalmente se movilizaron para apoyar a varias iniciativas de respuesta humanitaria con un enfoque en las mujeres.

A finales de enero de 2010, asociaciones de mujeres en la República Dominicana (Colectiva Mujer y Salud, Centro de Investigación para la Acción Feminina-CIPAF) y en Costa Rica (Radio Internacional Feminista), en coordinación con mujeres de los movimientos feministas en Haití, lanzaron el Campamento Feminista de Solidaridad Internacional. El Campamento fue una iniciativa, un proyecto – no un espacio físico – y por eso eventualmente se cambió el nombre del campamento a “Solidaridad Feminista Haití-SOFA”. El proyecto tuvo tres ejes: atención médica y salud de las mujeres, comunicación y recursos para periodistas, y monitoreo sobre la situación de los derechos humanos de las mujeres.

Calala difundió sobre el Campamento y reunió fondos en apoyo a las iniciativas de las mujeres en Haití. En abril de 2010, por recomendación de Sergia Galván, coordinadora de Colectiva Mujer y Salud y una de las promotoras principales del Campamento, Calala envió un apoyo de 4.600€ a  ENFOFANM, una asociación feminista en Haití que colaboraba con el Campamento. ENFOFANM es una organización de  apoyo y de derechos de la mujer que fue fundada por Myriam Merlet- una de las mujeres que murieron en el terremoto, reconocida como una de las líderes del movimiento de mujeres haitiano. Fue una fuerza fundamental en la legislación para criminalizar la violación y la violencia contra las mujeres, entre otros temas.

Con el apoyo de Calala y otras organizaciones ENFOFANM realizó varias actividades de marzo a agosto de 2010:

–          Redacción y publicación de boletines informativos: AYITI FANM (Mujer Haití). Difusión del boletín entre la población general y con enfoque específico en las emisoras y radios comunitarias, así contribuyendo con una perspectiva feminista y desde las mujeres, a la información que está diseminada por todo el país.

–          Los boletines incluyen información en creol sobre la situación de las salud de las mujeres; actualizaciones sobre los riesgos y servicios de salud de las mujeres dentro de los nuevos campamentos; información sobre cómo acudir a las clínicas de salud para la mujer (clínicas existentes y las adicionales creadas por las integrantes del Campamento/SOFA); recursos de planificación familiar y para mujeres grandes (vejez) en el contexto del desastre; educación sexual en el ámbito “doméstico”; y sobre la lucha continua para asegurar una maternidad sana y segura, y despenalizar el aborto en Haití.

–          Apoyo a mujeres periodistas haitianas, redactoras del boletín AYITI FANM, así creando espacios de trabajo y fortaleciendo la recopilación, investigación y creación local de fuentes de información sobre la situación en el país.

–          Fortalecer a la organización mediante una evaluación de su situación actual tras el terremoto y sus necesidades para continuar su trabajo: recuperación y reorganización de materiales; medios de difusión (en coordinación con otras organizaciones y el Ministerio de la Mujer); recursos humanos. Las oficinas de ENFOFANM, que incluían un centro de documentación sobre los movimientos de mujeres en Haití durante los últimos dos siglos, habían quedado destrozadas. El centro había sido un referente para periodistas, estudiantes, organizaciones sociales y el público general y procura recuperarse para seguir con este rol.

–         Tras una evaluación interna, ENFOFANM ha identificado tres prioridades hacia el futuro, que sigue desarrollando hoy:

* Recuperación del centro de documentación de la mujer; con el apoyo a estudiantes, investigadores y formadores, que eventualmente utilizarán el centro de nuevo.
* Alfabetización, con un enfoque en la capacitación y lectura sobre los derechos de las mujeres.
* Trabajo con mujeres, niñas y jóvenes para la prevención, identificación y denuncia de la violencia contra las mujeres, que ha aumentado (sigue aumentando) de forma brutal en el país, además de trabajar contra el tráfico de mujeres y niñas y la explotación sexual.

Las integrantes de ENFOFANM también han participado en los foros sobre la reconstrucción, juntas con otras representantes de la sociedad civil y los movimientos de mujeres. En una reunión consultiva en marzo de 2010, convocada por el gobierno haitiando, sobre el Plan de Reconstrucción del país, la Directora de ENFOFANM, Clorinde Zephir dijo:

En Haití hay que refundar la nación, refundar el estado, refundar la justicia y refundar las relaciones sociales sobre la base de la no exclusión, y esa exclusión es lo que ha imperado y sigue igual en los pasos para este Plan. “Un nuevo contrato social es lo que se necesita, pero no hay siquiera diálogo y peor aún, no conocemos el Plan. Esta forma de tratar a la ciudadanía nos es aceptable. ¡Y lo mismo que pasa sobre el Plan pasa sobre el dinero que ha llegado, no sabemos a dónde va a parar! Sin participación de la ciudadanía el gobierno no va a tener con quien impulsar planes. La situación actual es el resultado de muchos sismos en nuestra historia y es momento en recuperar la gran “falla” que tiene nuestra memoria que no puede olvidar el origen de esta situación y la oportunidad que se nos presenta, que no podemos desperdiciar para que no vaya a haber otra catástrofe. Este no es el gobierno que queremos, pero es el que tenemos y es el que debe dar con nosotras los primeros pasos. Hay que corregir el camino.

Añadió que en efecto se necesita evaluar el post desastre y conseguir dinero para abordar las necesidades, pero “hay que hacerlo juntos y hay que hacerlo desde un nuevo contrato político y social de igualdad entre mujeres y hombres.”

A finales de agosto de 2010, Calala había reunido 2.250€ de las aportaciones de varias personas, monto que se entregó en apoyo a una organización de mujeres jóvenes, Fondation TOYA, a recomendación del Fondo Global de las Mujeres (Global Fund for Women, organización hermana de Calala con sede en San Francisco, EEUU).

Fondation TOYA es una asociación feminista que trabajo principalmente en Cite Sole, uno de los barrios más marginados y pobres de Puerto Príncipe. Su proyecto tras el terremoto ha sido en atención a las mujeres y niñas víctimas de la violencia sexual, con apoyo psicosocial a sobrevivientes de violaciones y otros abusos. Las jóvenes integrantes de Fondation TOYA también están impartiendo talleres sobre las ITS y la utilización del condón, y reparte condones en el barrio.

Las actividades de la asociación en respuesta al terremoto, incluyen:

* Establecimiento de una base de datos de instituciones que prestan servicios sociales
* Producción y distribución de folletos y volantes con información útil y apropiada
* Sesiones de formación y orientación para las alumnas
* Sesiones de las ayudas de manutención
* La terapia de grupo sesiones periódicas
* Producir una guía para la intervención psicosocial
* Distribución de condones
* Reunión de sensibilización sobre la salud de la comunidad
* Distribución de kits de higiene
* Disposición de duchas (mediante la adición de torres de agua) para las mujeres y las niñas

El trabajo de las asociaciones feministas y de mujeres tras el terremoto en Haití tiene un alcance profundo y continuo en la sociedad haitiana, pero ha recibido poca prensa y divulgación y menos apoyo económico. A la vez, las diferencias entre organizaciones que han perdido todo con las que han podido recuperar más fácilmente su infraestructura, han contribuido a divisiones y tensiones que perjudican al trabajo de todas y todos. Por eso, la solidaridad internacional y el apoyo económico para soporte general a las asociaciones de mujeres será fundamental para continuar no solamente los proyectos de respuesta humanitaria, sino para fortalecer los procesos organizativos de las asociaciones feministas y de mujeres.

Información general sobre la situación de las mujeres un año después del terremoto:

–          Más de 1 millón de personas siguen viviendo en campamentos que carecen de seguridad básica, donde las mujeres y niñas están en un alto riesgo de sufrir un ataque de violencia sexual, la mayoría cometida por bandas de hombres armados que merodean por los campamentos por las noches

–          Se reportó más de 250 casos de violación de mujeres durante los primeros 150 días después del terremoto

–          Antes del terremoto había una alta incidencia de la violencia sexual contra las mujeres, ahora la situación es peor, aumentado por la destrucción de las estaciones de policía y los juzgados y una falta de reconstrucción y fortalecimiento de estas autoridades.

–          Las violaciones son frequenetes y indiscriminadas: una niña de 14 años, Machou, que vive en un campamento en Carrefour Feuilles al sur-oeste de Puerto Príncipe, dice que la violó un “niño” cuando ella fue al baño. Él le golpeó y le cubrió la boca. Ello no reportó la violación por que dice que no sabía el nombre del agresor y no serviría de nada.

(Fuente: Amnistía Internacional http://www.amnestyusa.org/document.php?id=ENGPRE010042011&lang=e)

Según el “Informe Sombre sobre Género”, presentado en diciembre de 2010 por varias asociaciones y redes de mujeres en Haití, los EEUU, Canadá e internacionalmente, los planes actuales para la reconstrucción no incluyen a las mujeres ni responden a la situación histórica y actual de la discriminación en base al género. Entre las sugerencias de este Informe, se refiere a la necesidad de fortalecer el liderazgo y la participación de las mujeres en los espacios y las asociaciones de base comunitaria; reconocer y promover el papel de las mujeres en la agricultura; incorporar a las mujeres y las necesidades de las mujeres en los sistemas de salud pública; incluir a las mujeres y los grupos de mujeres en la planificación de la recuperación económica (agricultura, construcción / planificación urbana, turismo, etc.).

(Link al Informe, en inglés: http://www.genderaction.org/publications/2010/gsr.pdf)