twitterpinterestlinkedin

convocatorias-recortadasAl menos una de cada tres mujeres en el mundo tiene un aborto a lo largo de su vida. A pesar de que se trata de un procedimiento médico sencillo, en los últimos veinte años alrededor de un millón de mujeres han muerto a causa de complicaciones derivadas por abortos inseguros practicados en clandestinidad, y en muchos países ellas y los proveedores de este servicio siguen siendo perseguidos penalmente. A causa del crecimiento de la población, la tasa mundial de abortos ha subido a 56,3 millones entre el 2010 y el 2014, seis millones más respecto al cuatrienio 1990-94: las mujeres fallecidas por abortos inseguros sólo en 2013 se estimaron en 43.684. Unas muertes totalmente innecesarias y evitables.

Avanzar en la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo es, entonces, un objetivo prioritario y acuciante, y por eso queremos que el 28 de Septiembre, Día Internacional por el Acceso al Aborto Seguro desde 1990, se convierta este año en un día oficial de las Naciones Unidas: un pronunciamiento simple pero altamente simbólico. Con esta finalidad, una red internacional de organizaciones de más de 100 países ha lanzado la campaña Por el Derecho de las Mujeres a un Aborto seguro (www.safeabortionwomensright.org) y está presentando una carta abierta al Secretario General de las Naciones Unidas, firmada por entidades de los cinco continentes.

Mientras, el 28 de septiembre, como cada año, estará repleto de actividades dirigidas a sensibilizar sobre el tema y a expandir la lucha para que el aborto seguro se vuelva, para todas las mujeres del mundo, un derecho.

las-17

El 95% de los abortos en América Latina y Caribe son inseguros.

El Día Internacional por el Acceso al Aborto Seguro nació hace 26 años durante el V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe celebrado en Argentina. Las complicaciones por el aborto inseguro y clandestino constituyen la primera causa de mortalidad de las mujeres en muchos de los países de la región, donde la situación de derechos sexuales y reproductivos es alarmante. Aquí se encuentran algunos de los marcos legales más restrictivos del mundo en la materia. De los nueve países del mundo que criminalizan esta práctica de forma absoluta, siete están en América Latina y el Caribe (Chile, El Salvador, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, Haití y Surinam). Esto significa que el aborto no está permitido ni siquiera cuando la vida de la mujer corre grave peligro.

En el resto de Latinoamérica el aborto está penalizado en la mayoría de las circunstancias. Cuando la legislación punitiva contempla excepciones (riesgo para la vida de la mujer, malformaciones, incesto, violación), la falta de regulación clara hace que haya un permanente manto de dudas sobre la legalidad de esta práctica y un estigma contra quienes buscan y practican estos abortos permitidos por ley. El aborto legal a petición durante el primer trimestre sólo está disponible en Cuba, en el distrito de México D.F. y en Uruguay.

Aun así, las restricciones legales no detienen a las mujeres. América Latina tiene una de las tasas de aborto más altas del mundo. Según la Organización Mundial de la Salud, cada año se producen 4,2 millones de abortos inseguros en esta región, y las que sobreviven a menudo necesitan hospitalización y terminan con graves consecuencias de salud. La misma fuente señala que, entre 1995 y 2008, el 95% de los abortos en América Latina y el Caribe fueron inseguros y casi todos los procedimientos seguros tuvieron lugar en Cuba.

Altísimo es también el índice de embarazos en niñas y adolescentes, que en la mayoría de los casos provocan la deserción escolar y la imposibilidad de completar los estudios. El Centro de Derechos Reproductivos calcula que hay cientos de casos en la región de niñas embarazadas por violaciones.

No solo las organizaciones feministas y de mujeres, sino también organismos internacionales como el Comité de las Naciones Unidas para los Derechos Económicos, Sociales y Culturales y la Corte Interamericana de Justicia han manifestado su preocupación por los marcos restrictivos en materia de aborto en América Latina y han urgido a los países a tomar medidas.

Gracias a estas llamadas de atención, pero sobre todo al constante activismo y al trabajo colectivo de las organizaciones y movimientos nacionales e internacionales, el tema está ganando cada vez más visibilidad. Por esto hay que seguir luchando y tejiendo alianzas, y Calala lo hace financiando grupos de base de mujeres que defienden los derechos sexuales y reproductivos.

En Guatemala apoyamos a las Mujeres Ixchel, mientras en Honduras, donde se logró posicionar públicamente el debate sobre legalizar las píldoras anticonceptivas de emergencia (PAE), estamos con la Red de Mujeres Jovenes Feministas y el Foro de Mujeres por la Vida. En El Salvador la situación es especialmente dramática: unas treinta mujeres están en la cárcel acusadas de haberse sometido a abortos ilegales tras sufrir abortos espontáneos u otras emergencias obstétricas. El suicidio es la causa del 57% de muertes de jóvenes embarazadas entre 10 y 19 años de edad. En Salvador Calala financia a la Red Coincidir y a la Colectiva para el Desarrollo Local, que coordina la campaña Las17, para lograr la libertad de 17 mujeres encarceladas injustamente por delito de aborto con penas hasta de 40 años. Mujeres que, tras llegar desangrándose a establecimientos públicos de salud en busca de ayuda, fueron denunciadas, obligadas a transitar del hospital a la cárcel y condenadas por homicidio agravado. La lucha de las organizaciones locales ha logrado ganar la movilización de organismos internacionales como Amnistía Internacional.

feministes-palma

En Europa hay mucho por lo que luchar todavía

En Europa, aunque el derecho al aborto y el acceso a su práctica segura esté más regulado, todavía hay países como Irlanda, Malta o Andorra donde el aborto no está permitido. En Polonia el parlamento está debatiendo restringir la actual ley. Además, todavía hay que trabajar mucho para lograr el acceso universal y gratuito no sólo a los servicios sanitarios, sino también a la educación y a la información para que las personas puedan tomar decisiones informadas sobre sus cuerpos, sobre el embarazo y la regulación de su fertilidad, y acceder a los medios para llevar a cabo esas decisiones. En muchas naciones esta información sigue siendo gestionada o filtrada por organizaciones o ideologías no laicas. Además, las mujeres que abortan, aunque lo hagan legalmente, raramente reciben seguimiento psicológico adecuado, y a menudo son víctimas de estigmatización.

En España, la gran movilización de base en contra de la propuesta de ley Gallardón, profundamente restrictiva en tema de aborto y derecho a la planificación familiar, consiguió que el gobierno en el 2014 renunciara a promulgarla. En el contexto de dicha lucha, seis feministas de Palma entraron en la iglesia mallorquina de Sant Miquel para defender al aborto libre y gratuito, y están a espera de jucio tras la acusación presentada por el Obispado de Mallorca. Los delitos que se les imputan son contra la libertad de culto y por ocupar un templo religioso. Serán juzgadas los días 29 y 30 de septiembre, enfrentándose a una pena de cuatro años de prisión. El 28 de septiembre nos manifestaremos en varias ciudades no solo por el aborto libre y gratuito, sino también en solidaridad a las feministas de Palma y por la libertad de expresión. Calala apoya la campaña para su absolución #AbsolucioFemis @FeministesPalma.

El 28 de septiembre será también la ocasión para llamar la atención pública sobre las necesidades y los derechos de salud reproductiva de las mujeres migrantes y refugiadas. No se trata sólo de garantizar una atención sanitaria adecuada a las embarazadas, sino también brindar información y acceso a contracepción y aborto seguro, además de condiciones higiénicas y de vida que reduzcan el riesgo de violencia sexual y de trasmisión de enfermedades.

Este y otros temas son los que están trabajando las nueve organizaciones que hemos financiado en 2016 en el Estado español.

aborto-estigmaComo veis, el camino es largo todavía. Por esto queremos que el Día del Aborto Seguro sea oficializado por las Naciones Unidas, y en esa fecha nos manifestaremos en nuestras ciudades. Si no podéis acudir, o si queréis involucraros más en la causa, en la web www.september28.org/visual-resources/ encontraréis material visual para colgar en vuestras redes sociales y contribuir así a la campaña.

Para donar a Calala, que financia grupos de base de mujeres que defienden en su territorio los derechos sexuales y reproductivos, haced click aquí.