twitterpinterestlinkedin

Una vez más las redes sociales se convirtieron en una herramienta y plataforma para el activismo feminista. La convocatoria de la abogada hawaiana Teresa Shook, quien instó a marchar a las mujeres el día de la investidura de Donald Trump, se hizo viral de inmediato a nivel mundial.

Miles de mujeres –y hombres- alrededor del mundo caminaron y se concentraron para alzar su voz en contra de la misoginia. Específicamente en oposición a los pronunciamientos violentos y denigrantes a favor del machismo y el patriarcado hechos por el reciente mandatario electo de los Estados Unidos de América.

Aunque la marcha principal fue convocada en Washington, donde se celebró la ceremonia de nombramiento de Trump, fueron muchas las marchas satélites alrededor del mundo las que tuvieron lugar. Más de 700 ciudades, respondieron al llamado. Aunque no se sabe aún con exactitud el número de personas asistentes, es claro el triunfo de la “Women”s March” o Marcha de mujeres.

Os dejamos imágenes de los actos en Madrid y Barcelona.

foto mani Madrid-COLLAGE (1)

El 21 de enero las redes sociales estuvieron inundadas con mensajes apoyando la iniciativa y se mantuvieron en los primeros lugares los hashtags propuestos por las organizaciones. En todas aquellas ciudades donde se llevaron a cabo las movilizaciones, se superó el nivel de asistencia esperada en más de un 50%.

El feminismo está más vivo que nunca. Y esto es sólo un acto que lo vuelve a recalcar. En el primer día de gobierno del nuevo presidente norteamericano, la sociedad civil se levantó, hizo uso de su derecho a la protesta. No sólo para defender los derechos de las mujeres, sino también de la comunidad migrante, LGBTIQ y afrodescendiente. El derecho a la equidad, a la salud, a la no discriminación, a la no persecución de las personas migrantes, a favor del pacifismo y la solidaridad con quienes huyen de los países en guerra fueron tan sólo algunas de las consignas.

Las palabras de Angela Davis fueron toda una inspiración.

Por la fuerza del suceso, estuvo en primera plana de los periódicos, hubo streaming directo online y los medios más populares tuvieron constante transmisión. Hay quienes desde ya, la nombran como hito en la defensa de los derechos de las mujeres.

El mar de personas cargaban sus pancartas con consignas como: “mi cuerpo, mi decisión”, “el sexismo es una enfermedad social”, “indivisibles y juntas”; “pelea como chica” y “Trump misógino, sexista y peligro mundial”. El gorro rosado con orejitas de gato fue el símbolo a nivel de vestimenta de esta marcha. “Los pussy hats”, como les llaman, son gorros con orejas de gato: es un juego de palabras ya que la palabra “pussycat” es gatito y “pussy” en castellano es vagina.

Asimismo la palabra “pussy” hace mención a una declaración de Trump que aseguraba que “cuando eres una estrella (las mujeres) te dejan hacerlo. Puedes hacer lo que quieras. Puedes agarrarles por la vagina”.

cartel marcha awid

La “Marcha de Mujeres” debe ser sólo el inicio. La intención es enviar un mensaje al presidente y al congreso estadounidense de que no sólo no se sienten representadas, sino también violentadas. De que los derechos de las mujeres y de los mal llamados grupos minoritarios deben ser respetados.

Todas deberíamos ser feministas. Ya que si no hay justicia no hay paz. Este escenario demuestra que las mujeres no vamos a permitir un retroceso en los derechos que hemos obtenido y por el contrario, seguiremos el camino de nuevas obtenciones; de todos los que nos corresponden como ciudadanos ante la ley. Tenemos claro que para que una democracia sea legitima, es necesario sacar el sexismo, la discriminación y la misoginia de la esfera política.

Texto: Gina Borré. Voluntaria de Calala
Fotos: Ekaterine Gejadze y Montse Cervera