twitterpinterestlinkedin

fotogrupoEl pasado 16 de julio pudimos escuchar de primera mano la experiencia de la lucha por la despenalización del aborto en El Salvador en un conversatorio con Alejandra Burgos, activista feminista en  la Colectiva Feminista para el Desarrollo Local, la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto y la Red Salvadoreña de Defensoras de Derechos Humanos. El acto, en el que participaron unas 30 mujeres autóctonas y latinoamericanas, fue coorganizado por Calala Fondo de Mujeres y la Red de Mujeres Latinoamericanas y del Caribe en España (uno de los grupos que apoyamos) y se celebró en el local de la Asamblea Feminista de Madrid.

Acto_apoyo_Las17ElSalvadorEn El Salvador el aborto está penalizado en todas sus formas y esto trae gravísimas consecuencias en las vidas de las mujeres. Desde 2000 a 2011, 129 mujeres fueron procesadas por aborto o por homicidio agravado. De éstas, 49 fueron condenadas con penas de hasta 40 años de cárcel. Ahora mismo hay en marcha una campaña para solicitar el indulto a 17 mujeres que están cumpliendo condena y han agotado sus posibilidades de recurrir la sentencia. De acuerdo con la investigación “Del hospital a la cárcel”, explica Alejandra Burgos, la mayoría de las 129 mujeres denunciadas por aborto o por homicidio agravado estaban en una situación de alta vulnerabilidad social, por ser mujeres jóvenes, con un nivel de escolaridad bajo, falta de acceso a servicios médicos de calidad e ingresos muy bajos. La mayoría son denunciadas por los propios servicios públicos de salud, ya que el personal médico siente que tiene que denunciar para no verse implicado en el supuesto delito, lo que viola el secreto profesional. Alejandra nos recordó que la penalización absoluta no evita que se produzcan abortos, sino que éstos continúan practicándose en condiciones de insalubridad e inseguridad para las mujeres.

Acto_apoyo_Las17ElSalvador_2El conversatorio se abrió con el visionado de un fragmento del documental  Vida a cualquier precio de la televisión qatarí Al Jazeera sobre el impacto de la restrictiva ley del aborto en El Salvador. A continuación, Alejandra nos habló del  caso de Beatriz C., que el año pasado motivó una campaña mundial de denuncia a la que nos sumamos, cuando  la Corte Suprema de El Salvador le denegó el amparo solicitado para practicarse un aborto terapéutico ante el diagnóstico de anencefalia del feto y el el riesgo de perder la vida a la medida que avance su embarazo. Finalmente, la presión internacional logró que la Corte Interamericana de Derechos Humanos interviniera y obligara a El Salvador a salvar la vida de Beatriz.

Acto_apoyo_Las17ElSalvador_5El caso de Beatriz ha removido las muchas conciencias en El Salvador gracias a la movilización del movimiento feminista salvadoreño, a las alianzas que han logrado construir y a la solidaridad internacional. El discurso en los medios de comunicación ha empezado a cambiar y hoy hay más gente que empieza a ver la injusticia de la normativa. La Campaña de Indulto para las 17 quiere continuar con esta labor y conseguir la libertad para 17 mujeres acusadas de aborto.

Alejandra relató también el caso de Manuela, una mujer salvadoreña de bajos recursos socio económicos, que murió de cáncer a los 33 años de edad mientras pagaba una condena de 30 años de prisión por el delito de homicidio agravado, tras haber sufrido una emergencia obstétrica y sin haber recibido nunca el tratamiento adecuado para el cáncer linfático que padecía (Linfoma de Hodgkin). El conversatorio acabó con un homenaje en el que las participantes escribimos mensajes de apoyo para La 17, reiterando nuestra disposición a seguir apoyando su causa, que es también la nuestra, como mujeres y como feministas.

¡LIBERTAD PARA LAS 17! ¡INDULTO YA!